Restituir el bisel

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
 

Hoy vamos a reconstruir totalmente el filo de una gubia. O al menos a intentarlo.

Antes quiero que veáis este video.

 

Las chispas que produce la tijera al ser afilada en la muela indican varias cosas.

 

 

La primera que para manejar una muela de ese tipo hay que ser un experto.

Segundo, pequeñas partículas del acero rozan contra el abrasivo de la muela a gran velocidad y adquieren temperatura suficiente para arder en el aire.

chispacarbono

 

 

 

Tercero, la forma de las explosiones de

carbono indica el tipo de acero que estamos afilando. Basta con buscar en una  tabla.

 

 

 

 


Cuarto, la rueda gira a velocidad mayor a 90 r.p.m. En el mismo vídeo visteis una pequeña muela Tormek de diámetro 250 mm y 50 mm de ancho, que no genera chispas y funciona a esa velocidad. ¿Para qué una muela tan grande?. El dibujo lo explica mejor que las palabras.

curvatura_muela
Pfeil utiliza una afiladora de control numérico para afilar cada geometría de gubia

En el vídeo aparecían las muelas de afilado de la Escuela de talla de Brienz en Suiza. Cada alumno se compra gubias con la venta organizada que hace la escuela de sus trabajos. Aprenden todos los sistemas de afilado y cada alumno es libre de elegir el que prefiera. Cuando acaban los estudios son propietarios de unas 500 gubias PFEIL.

reconstruccionbisel1Fieles a nuestra idea, vamos a reconstruir un bisel utilizando piedras de mano y el poder de la paciencia.

 

 

Os puedo decir que me llevó dos sesiones de unas 4 h y que al día siguiente lo notaron las yemas de los dedos índice y corazón.

 

Pero valía la pena.

 

¿Por qué,?

 

Muy fácil, porque al cabo de unas horas el dominio de la posición de la hoja, en íntimo contacto con los dedos, es tal que puedes llevar el filo a donde quieras, y notas si se está redondeando.

Como podéis imaginar con la muela bien humedecida y los dedos encima de la hoja puedo garantizar que no cogió temperatura en ningún momento.

 

Un buen aprendizaje que os recomiendo. La vibración, el ruido, la estela que queda sobre la mezcla hace posible notar cuando el abrasivo es más efectivo y si desgasta en la zona requerida sobre un plano ancho.

Algunos recordaréis que para obtener un fragmento para analizar una gubia PFEIL, tuve que sujetar la hoja en una tornillo de banco y golpear con una maza hasta lograr romperla. Ahí tenéis el martillo culpable.



reconstruccionbisel2

 

La rotura es limpia porque hice una pequeña muesca con un limatón para romper por ese punto. La parte a eliminar es importante. Desde el extremo hasta la línea azul hay 5 mm.

No voy a cortarlo sino que voy a aprovechar la forma para iniciar el filo ahí. Para un ángulo de 20º el bisel ha de bajar al menos 11 mm desde el filo.
Según mis cálculos, para rehacer el filo, he de retirar por esmerilado un volumen de 130 mgr de acero endurecido a 58 HRC. Puedo deducir que mi equipo de afilado que incluye “mis dedos” logra una eficiencia de 16 mg o lo que es lo mismo unos 17 mm3 de acero por hora. ¿Cuántas veces más devora una Tormek?

reconstruccionbisel3Una piedra de agua PFEIL, combinada de grano 280 y 400.

 

Iniciaré con 280.

 

 

La técnica la explicada por Feli en el vídeo del artículo anterior para una piedra de Arkansas.

 

El dedo y la caja sirven de guía.















El resultado empieza a ser visible.

reconstruccionbisel4

Se llega a un punto tal como este. El filo tiene un ancho de 1 mm aproximadamente.


reconstruccionbisel5
Aún queda en el filo alguna melladura 


Lo que hacemos a continuación es esmerilar el filo colocando la gubia vertical sobre la piedra


reconstruccionbisel6

Este es el resultado,

reconstruccionbisel7

Lo siguiente es dar a cada cara del doble bisel la planitud adecuada.

Al trabajar se aprecia que se avanza más rápidamente si se mantiene una pasta acuosa fluida formada por el barro que desprende la piedra y el acero que se desgasta.


reconstruccionbisel8

 

Es muy útil también limpiar totalmente la piedra con jabón y un estropajo cada cierto tiempo.


Con el lado de la piedra de grano 400, logramos la inclinación del bisel y vamos reduciendo el espesor del filo, poco a poco. Cuando el filo desaparece de la vista, (deja de verse una línea blanca brillante), la gubia empieza a cortar toscamente. La prueba del papel muestra que aún no corta.

reconstruccionbisel9


Pasamos a la piedra de Arkansas y refinamos la superficie. Cuando la prueba del papel sale positiva,  asentamos con cuero obteniendo una superficie pulida , uniforme y algo convexa, pero que corta bien.

reconstruccionbisel10

 

Este bisel tan progresivo se alarga 16 mm desde el filo.

Es muy fácil afilar una PFEIL, requiere muy pocos minutos. Lograr el punto adecuado de corte, muchas veces es sólo trabajo del cuero.

Es muy difícil romper una gubia tan robusta. Son casi 4 mm de grosor en acero templado de muy alta calidad. Incluso haciendo palanca y con la maza resulta difícil.

Es más fácil que se nos caiga al suelo y se parta una punta.

El camino es este, pero seguramente más corto.

 

El "truco" de Jaroslav (ARTIK)

 

brusenie_4

 

 

 

 

Así quedó la gubia PFEIL 1S /12 tras reconstruir el filo utilizando una muela de grano basto seguida de otra más fina para acabar con arkansas y pulir con cuero.

 

 

 

 

brusenie_1-2

El truco de Jaroslav consiste en  apoyar el dedo indice de la otra mano sobre la hoja.

 

De esta forma nota bajo la yema, cómo se comporta el abrasivo y cómo de bueno es el contacto con la piedra. Se mantiene en todo momento en su lugar por la ligera presión del dedo.

 

 

 

Añadir que el tipo de talla que hace ARTIK exige un afilado de las gubias más que experto. De otra forma es imposible tallar los bajísimos espesores en madera de pétalos y hojas que logra en sus magníficas flores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Continuaremos con el afilado...