Teoría del arte.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los filósofos han intentado desentrañar los secretos del Arte. ¿Qué significa la palabra Arte?sophia1
Vamos a buscar la respuesta en una Escuela Superior de Bellas Artes.

Dos opiniones cualificadas nos interesan: La opinión de un maestro que ha dedicado toda su vida a explicar a los alumnos dónde está, para él, el principio del arte escultórico, manteniéndose fiel a esas ideas a lo largo de más de 500 obras ejemplarizantes, y la opinión de un filósofo, buen conocedor de esa obra escultórica, y de la historia de las ideas estéticas.
Catedráticos ambos, atesoran el más elevado saber, dentro de lo que hoy conocemos como Universidad. 

Con la humildad de Sócrates, ambos maestros de maestros, reconocen que no han encontrado la respuesta a la pregunta ¿qué es Arte?
El catedrático de filosofía de la educación, ante dos obras, una realista y otra abstracta hace el siguiente razonamiento:
"Arte es Tekhne en Griego, Ars en Latín, Kunst en Alemán, Art en inglés, Arte en Italiano. Bellas artes, beaux arts, fine arts, schöne Künsten.
Tekhne significa oficio como el de carpintero, herrero o cirujano. El tekhnites es el artesano, que según Platón ejecuta la belleza cuando reproduce la esencia del ser inmutable.
Hasta el Renacimiento no se distingue entre artesano y artista o creador.
La obra de arte en Grecia se concibe abrazada al Kallos, pulchritudo, Schönheit, beauty, belezza o belleza. Pulchritudo en latín es hermosura o belleza física aunque nos sugiere pulcritud de formas, manera limpia y cuidada de hacer una cosa.
Durante el Renacimiento Marsilio Ficino afirma en latín que La belleza es el esplendor que fascina el alma humana.
Desde el siglo XV hasta el XIX hubo consenso sobre la noción de arte. A finales del siglo XIX hace aparición una vanguardia que introduce una ruptura entre lo que ellos y el público entienden por arte.
La belleza abandona la trascendencia de la aproximación a la divinidad convirtiéndose en una apreciación del valor estético y así Kant, en 1790, dice que es bello aquello que desvela un sentimiento de placer desinteresado, mientras Baumgarten en 1750 mantiene que la finalidad de la estética es la belleza, la perfección del conocimiento sensible.
Shelling en 1859 lanza la idea de que sólo la Filosofía puede desplegar la ciencia verdadera del arte.
Hegel en 1830 inventa el sentido moderno de la estética. Deja de ser una teoría de la belleza. La culminación del arte recae en la estatuaria helénica clásica: arte y religión se abrazan tan fuerte que son una sola realidad. Arte es para Hegel el Espíritu o lo Divino expresándose en formas sensibles.
Si para Kant la belleza es aquello que agrada de forma desinteresada, universal y necesaria, Nietzche por el contrario, en 1882, piensa el arte como una manifestación antinatural. Los hombres imaginan que el mundo está lleno de cosas bellas, olvidando la causa de tanta belleza. El ser humano, y sólo el ser humano, ha llenado el mundo de hermosura, la cual es humana, muy humana. El juicio, esto es bello, no es más que la vanidad de la especie humana.
Con la primera Guerra Mundial, 1914-1918, el artista ruso Malevictch y el francés Duchamp, consideran que cualquier objeto cotidiano puede ser tratado como obra de arte, a condición de que el tratamiento lo haga un artista. Son los espectadores los que hacen el cuadro. El arte abandona la estética ingresando en la sociología. Queda abierta la transgresión de las fronteras del Arte. El dadaísmo habla de la muerte del arte. Y así un lienzo vacío es arte porque representa la necesidad interior de arte.
A finales del siglo XX el arte renuncia a definirse. Es exclusivamente sociología. Los criterios artísticos son criterios sociales. Importa la persona del artista y el contexto de su producción. No la estética".
¿Qué piensa, de todo esto, el catedrático de Morfología Escultórica del cuerpo humano?
Estaría de acuerdo con Hegel sino fuera porque este se sirve del arte y él sirve al arte.
Sobre el arte, digamos abstracto-contemporáneo, opina que ¡Allá ellos, ya se lo harán!


"Sólo puedo imitar a los griegos. No he hecho nada más a lo largo de mi vida y no he de hacer nada más hasta que muera*. Nadie ha superado a los griegos.
Mi maestro, etiquetado como noucentista, me enseñó que la escultura es un agujero en el espacio.
pic_0379

 

Me ha llevado mucho tiempo descifrar la exactitud de esas palabras, en toda su profundidad y, una vez logrado, darme cuenta de lo difícil que es transmitir esa verdad a los alumnos.

Sólo es posible llegar a una aproximación mediante metáforas e imágenes poéticas.

El noucentismo no fue más que una nostalgia del clasicismo como el modernismo lo fue del mundo medieval. La auténtica mediterraneidad no es una nostalgia hacia la Grecia clásica, es un nuevo clasicismo en su acepción más noble, el de una cultura derivada de la propia vida.

Mi mediterraneidad no proviene de Eugenio d´Ors sino de la inicial confianza en la sabiduría de mi maestro y en el estudio de los grandes intelectuales de mi tiempo que me llevaron a descubrir que el gran arte es aquel que se fundamenta directamente en la vida".


Al final el catedrático de filosofía hace una elección. Se queda con una obra de su amigo y entrega la obra no figurativa "para que se la compren los políticos".
Su amigo y él, catedráticos amantes de la belleza,  creen que no hay talento sin amor apasionado y sin perseverar en la honestidad.


*Josep Salvadó Jassans falleció el 3 de Marzo de 2006.

Últimas Imágenes

Lo + visto