Una de las primeras teorías sobre la belleza

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

sophia1En la segunda parte de un banquete en honor de Agatón triunfador en un concurso de tragedias,  los comensales  beben en común y desarrollan discursos. Erixímaco, el médico, propone el tema del amor.
El discurso conduce a una de las primeras teorías sobre la belleza.


socratesTras la intervención de Fedro y Pausanias, que dominan la oratoria, Erixímaco y el comediógrafo Aristófanes, Agatón, el dramaturgo homenajeado, resalta que se ha hablado más de los dones de Eros, (el amor), que de sus cualidades. Eros no se trata con la vejez, además de joven es delicado, gracioso y bello, es poeta y hace poetas a quienes toca.
El no muy agraciado, filósofo, Sócrates pregunta a Agatón si eros es amor de algo o de nada. Agatón responde que es amor de algo.  Sócrates argumenta que eros desea aquello que ama. No deseamos  lo que tenemos. Si el amor es bello y eros apetece el amor eros no posee la belleza. Dado que lo bueno es bello, el que carece de lo bello carece también de lo bueno.
Agatón perplejo se ve forzado a otorgar su asentimiento. Sócrates relata el discurso que oyó a una mujer llamada Diotima. Carecer de bondad y belleza no significa ser feo o malo. No aman la sabiduría quienes ya son sabios ni los ignorantes sino los que están a medio camino.
Cuando nació Afrodita los dioses celebraron un banquete. Acudió el aristocrático Poro y Penia acudió a mendigar. Poro se quedó dormido en el huerto de Zeus y Penia movida por su escasez de recursos tramó tener un hijo de Poro. El hijo de Poro es Eros, el amor. Es hijo de la riqueza y de la pobreza y tiene por ello manifestaciones contradictorias.
La acción amorosa es una procreación en la belleza tanto en lo corporal como en el alma. La naturaleza mortal del hombre busca ser inmortal como los dioses.  La fecundidad corporal se muestra en el deseo de dejar otro ser que prosiga nuestra vida. Hay otra fecundidad por la vía del alma que es la propia de los artistas y poetas que buscan inmortalidad con sus obras.
Es imposible no enamorarse de un cuerpo bello si además va acompañada de un alma noble y bien dotada. Del amor a un cuerpo bello hay que pasar al amor a la belleza que siendo la misma está en todos los cuerpos. La belleza en sí, no cambia, mientas las cosas bellas que participan de la belleza nacen y mueren. Entrar en contacto con la belleza es entrar en contacto con la verdad.
Al final del banquete entra visiblemente ebrio Alcibíades que reprocha que se rían de él puesto que sabe que dice la verdad. Presenta a Sócrates como un ser en contacto con la belleza y lleno de belleza interior. Platón discípulo de Sócrates y autor de “el Banquete” quiere presentar la belleza del racional discurso de su maestro y la parte irracional común al sentimiento amoroso y bello.

Últimas Imágenes

Lo + visto