¡Comenzamos a restaurar!

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Hola amigos de talla-madera!, hoy iniciamos una nueva sección en la web: Conservación y Restauración de madera.

Soy Eva, ebanista y restauradora especializada en el mueble antiguo, y a partir de hoy os iré dando nociones acerca de cómo se debe cuidar, conservar y restaurar el patrimonio realizado en madera. Probablemente se notará la debilidad que siento hacia los muebles antiguos, pero trataré temas variados que abarcarán escultura en madera policromada o limpieza y rehabilitación de maderas en arquitectura. 

Este primer post lo voy a dedicar a daros unos criterios básicos muy importantes, que siempre debemos seguir a la hora de enfrentar un trabajo con maderas antiguas:

 

 

    -  Siempre deberemos conservar la "pátina", es decir, salvo contadas ocasiones, la limpieza de una madera (sobretodo cuando hablamos de muebles o tallas antiguas), no debe llevarse a cabo mediante lijado o acuchillado. Estos medios serían muy agresivos y eliminaríamos la capa de madera que conserva las señales de las herramientas usadas en el pasado y que, al estar en contacto con el exterior, ha ido adquierendo ese color tostado tan caraterístico, o acumulando señales de uso. Esa pátina, ese envejecimiento natural, es lo más valioso de una pieza antigua, ya que, aparte de embellecerla, atestigua su edad.

    -  Siempre procuraremos conservar la imagen original de la pieza, es decir, intentaremos intervenir lo mínimo posible, no haremos añadidos y aplicaremos el mismo acabado, o usaremos el mismo de tipo de cola y ensamblajes que llevaba la pieza originalmente (para ello debemos controlar técnicas artesanales y fórmulas de taller antiguas). Si hemos de sustituir alguna pieza, tendrá que ser en la misma clase de madera. Hay teorías que apuntan que las piezas nuevas deben diferenciarse de las antiguas, para que se aprecie que es una restauración; para ello podemos usar una variedad distinta de la misma madera, o rehacer una talla  mediante moldes y resina. 

    Toda labor de restauración está dirigida a devolver la legibilidad de la obra en cuestión, es decir, debemos tener en cuenta su papel como documento histórico y de esta manera velar porque mantenga la misma apariencia (o lo más similar posible) que en el momento en que fue concebida. Sólo así conseguiremos preservar la cultura y gustos de nuestros ancestros y transmitirla a las generaciones venideras. Una gran responsabilidad, ¿verdad?.

    En las próximas publicaciones os hablaré de temas prácticos, como la limpieza de la madera y de sus diversos recubrimientos, o de las diferentes técnicas con las que podemos desinsectar nuestras piezas de madera.

   ¡Un gran saludo para todos!

   Eva Guadarrama.

Os invito a visitar el Blog de Restaurata

    

Últimas Imágenes

Lo + visto