Cuento de vacaciones a la luz de la luna

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Holt-land quiere decir aproximadamente 'tierra de madera' o 'tierra arbolada'.

En verano, también en las llanuras holandesas, los días se alargan y el calor invita a disfrutar de la noche. Bajo la cúpula del cielo estival es fácil que se reúnan en una mesa los acalorados aldeanos a contar historias.

Un respetado tallador de la madera, tantas veces elogiado por sus amigos, también tallistas, quiso promover en ellos su devoción por el tilo, su madera favorita, y les regalo dos tacos idénticos, obtenidos del mismo tronco. ¿Quieres saber por qué, a causa de tal regalo, perdió la amistad de uno de ellos?


Ninguna propiedad externa distingue los dos trozos de madera.  Nuestro escultor serró de un tablero de madera de tilo, dos  generosos bloques, hasta tal punto iguales, que compartían una de sus caras.

- ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que os regalé el trozo de madera y lo habéis empezado a tallar? El amigo indignado dijo que unas 3 semanas y el otro reconoció que tardó unas 5 semanas en tocarlo.

Se quedó pensativo mientras el amigo aumentaba su indignación.

Les pidió que recordaran dónde habían almacenado las maderas antes de usarlas. El amigo indignado con gran seguridad dijo que sobre unos tablones  de nogal comprado en un almacén que apila en una estantería en su taller. Los utiliza habitualmente y no le dan problemas.

El otro amigo confesó su secreto: el siempre coloca sus tablones durante al menos 2 semanas en un sótano orientado al noroeste antes de trabajarlos. En la pared hay una abertura estrecha por la que entra la luz de la primera luna. Dicen que la madera recogida con luna llena es mejor ¿no?

- Querido amigo, ya que sacas el tema deja que te explique lo que pienso.
Se dice  que el árbol se debe talar o podar en invierno por presentar menos actividad. Yo te diría que aunque estoy de acuerdo, no es necesario talarlo, se puede hacer un aprovechamiento sostenible si solo se cortan algunas ramas, a cuartos, se les quita la corteza y tras un largo secado en un sótano fresco, se encolan para formar un taco mayor.
Los amantes del hacha dicen que la tala de árboles de hoja caduca debe hacerse cuando estemos en un periodo de luna llena y la de hoja perenne  (pino o encina) en luna nueva. En ambos casos significa 3 días concretos del mes.
En el mes de Julio en que vivimos y en nuestra latitud, la luna viene de cuarto creciente, pasa 3 noches en luna llena, 11 en luna menguante 4 en luna nueva y 11 en creciente

Hay muchas variantes locales de esta receta empírica. Otros dicen que la tala de árboles para cualquier tipo de madera se hace mejor con la luna menguante o nueva, cuando la mayor parte de la savia estará en las raíces.

Los hay que dicen que debe hacerse por la noche y retirarla rápidamente para evitar la rápida desecación de la madera verde. Eso tendría sentido en verano.

La mayoría dejan unos días la madera allá donde la cortaron para que suelte la resina si de pinos, cipreses o abetos se trata, o el agua si se trata de madera verde de roble, haya, abedul o fresno.

Se argumenta que la savia está en su apogeo en el periodo de 7 a 8 días que va del Cuarto creciente a la luna llena  y para ello se adoptan diferentes explicaciones:

  1. Se debe a que cada noche hay más luz y el árbol se vuelve más activo. Algunos teorizan sobre los receptores de luz de las plantas (fitocromos). En las noches de luna el fitocromo se mantiene activo, mientras que cuando no hay luna (Luna nueva) el fitocromo baja su actividad.
  2. Se debe a que la savia sube por efecto de la atracción de la luna, igual que sube la marea.
  3. Otros dan por hecho que la savia estará en el tronco, va a sangrar más y eso lo hace más susceptible a la acción de mohos, hongos y posteriormente de insectos. 
  4. En el mismo sentido otros sugieren causas ingeniosas como que se abren los poros de la madera  y se producen cambios en la composición química de las substancias que resisten a los agentes biocidas naturales. 

Todas las hipótesis son a priori válidas, pero deben ser demostradas.


En el ecuador el día y la noche duran lo mismo, pero en nuestro hemisferio norte, tenemos “el día de la noche más larga”.
 Durante el solsticio de invierno hay 10:30 horas de luz solar y 13:30 horas de posible luz lunar. La tierra  está en su punto más lejano de la orbita elíptica alrededor del sol.

Durante el día la gravedad terrestre atrae hacia el suelo los líquidos y la savia, ya muy mermados en los árboles sin hojas.

Pongamos que el 75% del árbol sea agua. Una sequoia puede pesar 2000 Toneladas. Contendría, entonces, 1500 toneladas de agua.

La tierra atraería hacia la raíz esa agua con una fuerza de 17 millones de Newton (1,7 Tm) durante 10 horas.

La luna, llena o no, atraería esa agua hacia la copa con una fuerza de unos 50 Newton (unos 5 Kg) durante 14 horas. ¿Crees que va a cambiar en gran medida el contenido en agua del tronco, durante tres noches de brillante luna?


Si haces un cálculo usando la fórmula de la gravitación de Newton, obtendrás que la Tierra te atrae con una fuerza de unos 70 Kg. La Luna a 385.000 Km de distancia tira de ti con una fuerza de 0,2 miligramos.

Deberías ser muy sensible para notar que te estiran del cabello con esa fuerza. De ahí a creer que crece más el pelo con luna llena sólo hay un paso. Si lo hace no es por efecto de la gravedad lunar.

El valor de la ley de Newton está en que explica bastante bien las mediciones obtenidas por todos los medios que el ingenio de los humanos ha desplegado para desmentirlas.

La luz de la Luna, no es nada más que la luz del Sol reflejada por la polvorienta superficie lunar. Es alrededor de 400.000 veces más débil que la luz solar directa y perfectamente medible con un fotómetro.


Puedo admitir que los organismos vivos se vean afectados por bajas iluminaciones prolongadas, y que determinados insectos tengan fases nocturnas más voraces que coincidan con las fases lunares, pero dada la gran variabilidad habrá especies que lo hagan con luna llena y otras con luna nueva. Va a variar con cada insecto y cada árbol susceptible de ser atacado por él.

En todo caso yo quitaría la corteza y no dejaría el sangriento resultado de la tala en el lugar del crimen, durante demasiadas horas

- Hemos acabado en la luna, hablando de fitocromos y crímenes sangrientos… ¿Y la causa de que la madera que me regalaste se trabaje mucho peor que la suya?


- Si no os importa os cito aquí mañana. Traer cada uno algún fragmento de al menos 3 cms de grueso de los tacos causa de tantos problemas y una muestra del nogal sobre el que almacenaste el tilo.

Al día siguiente el extravagante amigo de Newton trajo un punzón de punta cónica un calibre (pie de rey), una calculadora y una pesa de 4 Kg.

Clavó la punta cónica de acero en ambas maderas colocando encima la pesa. Midió cuidadosamente con la varilla saliente del calibre una profundidad de penetración de la punta cónica de 1,07 mm en una pieza y 1,68 mm en la otra. Cogió la muestra de madera de nogal que tenía en su taller su indignado amigo y midió 0,84 mm.

Escribió en una servilleta una rara fórmula que me guardé.


Brinell, HB= Fuerza/Área. F en Newton, A en mm2

Realizó una serie de cálculos complicados
F= 400/9,81= 40,774N
A cono= π.r.g (g = generatriz)
Cos(α)=1-sen(α)=h/g
Tag (α) = d/2h
d=2htag(α)
g= h/cos(α)
HB=(F/πh2 ). ((1-senα)/senα)
α=50º
HB=(40,77/3,1416.h2). 0,3055

Caso 1  h=1,07 mm; HB =3,46N/mm2

Caso 2 h=1,68 mm HB= 1,40 N/mm2

Caso 3 h=0,84 mm HB = 4,26 N/mm2

Se fue a su taller y vino con un tozo de madera de nogal. Repitió el ritual anterior y anoto:
h=1,39 mm ;  HB = 1,39 N/mm2


 

- ¡Prueba a tallar con el trozo de nogal que has traído!, dijo.


- A ver, ... déjame esa gubia….No, ¡este no es mi nogal!.¡Va peor que el tilo!. ¿Qué le has hecho …?.No la gubia corta bien.  Estuve trabajando con él…y lo cogí de la misma estantería. ¡No puede ser!…¡Algo le ha hecho tu bloque de tilo!.

-Se giró hacia el amigo más sorprendido que indignado, y le preguntó lo único que no debe preguntar un tallista a otro.

¿Cuánto tiempo hace que no tallas?. No me respondas. Te lo voy a decir exactamente.

Se fue a por un grueso libro y buscó una serie de valores en él.


- La dureza obtenida por el método diseñado por Brinell del nogal obtenido en un secadero es de 1,6  y su humedad del 8%.
- La muestra que acabo de sacar de mi taller tiene una dureza de 1,39 según acabo de medir delante de vosotros.
- En mi taller tengo un higrómetro y la humedad promedio de los últimos 6 meses es del 56%. Eso significa que como mínimo en esos 6 meses 1 cm de la superficie de mi trozo de nogal tiene una humedad de,… ¡a ver!, (mira la tabla), 10,1%
- El trozo de nogal sobre el que dices haber colocado el tilo tiene una dureza de 4,26. ¡Muy alta!.
- He medido en el tilo que has traído una dureza de 3,46. El que ha estado dos semanas en el sótano lunar tiene una dureza de 1,40.
- De acuerdo, está muy duro, pero yo suelo trabajar el nogal sin problemas.
- Si en 2 semanas el tilo que te regalé aumentó tanto su dureza es porque se deshidrató Lo mismo ha ocurrido con el nogal de tu estantería. Tendrás que colocarlo en un lugar húmedo antes de poder trabajarlo.

- ¡No puede ser nada ha cambiado en mi taller!.

- ¿Has hecho obras?. ¿Has utilizado alguna fuente de calor? ¿No has metido nada?, ¿seguro?

- Bueno le dejé al vecino que guardara unos sacos.

- ¿De qué?

- De un abono mineral para los campos, parecido a la sal.

- ¿Potasa?

- Creo que si.

- ¡Ya no tengo duda!... ¡llevas al menos 6 meses sin tallar!. Por el grosor de la muestra de nogal que te pedí, ese es el tiempo que necesita el nogal para secarse tan profundamente.

- ¡No es cierto! ¡No soy una insoportable enciclopedia con patas como tú, pero soy un buen tallista!. Mi último trabajo lo hice…. Su enfado resultaba visible.

- ¡Reconócelo, llevas bastante tiempo sin coger una gubia!. Ves a comprobar el resto de tus tablones de nogal y verás que tengo razón. 

- Por cierto, la potasa o hidróxido potásico es un poderoso agente desecante. Menos ver vomitar a un caballo,  con esto tuyo, ¡ya lo he visto todo!.

Salió realmente enfadado

No volvieron a hablarse.

Como ocurrió. os lo cuento. Yo sigo tallando y mis tablones siguen recibiendo la pureza sencilla la luz de la luna. ¡Mal no les hace!.

 

 

Últimas Imágenes

Lo + visto